CUENTO BEE, EL CORDERITO TRAVIESO