CUENTO MIEDITO, EL BUEN FANTASMITO